El Barrio Gótico, entre murallas y chocolate

portadabarrigotic

IGNASI MUNDET DOMENECH, (01/03/2017) – Visitar el Barrio Gótico es algo que tienes que hacer para conocer de verdad Barcelona. Los de 2º ESO A y B quedamos delante de la Catedral, donde nos dividimos, cada clase con su guía. El Sr. Salvador, profesor jubilado de La Farga, explicó la visita al A, mientras que la clase del B, contaba con su tutor y profesor de historia, el Sr. Ferreiro.

La primera cosa que nos enseñaron fue el acueducto romano y una de las antiguas puertas de la muralla romana. Con el paso del tiempo, se añadieron elementos románicos y góticos a estas estructuras.

Entramos a la Catedral por el claustro, que tiene un pequeño patio en el centro con unas ocas y un estanque. Nos explicaron que las tumbas que hay en el suelo son de personas que quisieron enterrarse así por un tema de humildad: la idea es que, al estar en el suelo, son pisados por los que pasan por ahí y así son humillados.

Más tarde, nos sentamos en unos bancos de la nave central, delante del altar y de la cripta de Santa Eulalia, copatrona de Barcelona, junto la Mare de Déu de la Mercé. Aprendimos la estructura de la iglesia, cómo se construyó y cómo funcionaba el coro. Luego dimos vueltas por la Iglesia y, entre otras cosas, conocimos el Cristo de Lepanto, famoso por estar curvado, debido a que, al formar parte de un navío español del siglo XVI, esquivó una bala de cañón durante la batalla de Lepanto, según la leyenda.

Tras la visita cultural, descansamos yendo a una chocolatería. Los del B fueron a “La Colmena” y los del A, a la chocolatería más antigua del Barrio Gótico, “La Granja 1872”, donde nos invitaron a todos a tomar chocolate con churros, porque que el dueño es un padre de un compañero de la clase. Dentro del local puedes ver parte de la muralla antigua.

Después de visitar, por fuera, el Salón del Tinell y Santa María Del Mar, fuimos al puerto a comer y a jugar. Fue un día muy agradable, con sol, amigos y cultura.

Fotografías cedidas por el Sr. Ferreiro i el Sr. Benguría.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *